15 universidades públicas y 51 privadas buscan licenciamiento

Proceso. De las 66 casas de estudio aún evaluadas por la Sunedu, 21 son de Lima y 45 de otras regiones. 

En diciembre próximo deberá concluir el proceso de licenciamiento de todas las universidades del país, según tiene previsto la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria(Sunedu). Y, a seis meses de este plazo, un total de 15 universidades públicas y 51 privadas (incluidas dos escuelas de posgrado) aún continúan la evaluación que determinará si cumplen con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) exigidas por la Ley Universitaria, como las referidas a infraestructura, plana docente, malla curricular e investigación.

Desde fines del 2015 –cuando comenzó el proceso de licenciamiento– hasta la fecha, ya son ocho universidades con licencia denegada y en proceso de cierre gradual, siendo el caso más reciente el de la Universidad Privada Telesup, con más de 20 mil alumnos. Al otro lado están las 71 casas de estudio que sí superaron la evaluación. La última fue la Universidad de Huánuco. Y de las 66 instituciones que buscan su licenciamiento, 21 son de Lima y 45 de otras regiones del país, según informó Sunedu.

Hay que precisar que las instituciones se encuentran en distintas etapas del proceso: 13 están en revisión documentaria, en la que la superintendencia evalúa la documentación que sustenta el cumplimiento de CBC; y 6 están en verificación presencial, donde se realizan visitas para constatar las medidas.

Oportunidad final

Una etapa que representa la última opción para continuar con el licenciamiento es el plan de adecuación. Esto es requerido por la Sunedu si es que la universidad no cumple con alguna CBC, a fin de que pueda resolver las observaciones. Si la superan, siguen el proceso; si no, se le denegará la licencia.

 

Nace el primer bebé tras un trasplante de útero de una donante fallecida

-Agencia Sinc

La revista The Lancet ha anunciado esta semana el nacimiento del primer bebé tras un trasplante de útero de una donante fallecida. El logro, que tuvo lugar en diciembre de 2017, puede facilitar la gestación a todas las mujeres con infertilidad uterina sin necesidad de donantes vivos.

Esta semana se ha anunciado el nacimiento en Brasil del primer bebé gracias al trasplante de útero de una donante fallecida. Hospital das Clínicas de Sao Paulo (Agencia Sinc)

Los trasplantes de útero de donantes fallecidos son factibles. Así concluye un estudio, publicado esta semana en la revista The Lancet, que anuncia el nacimiento en Brasil del primer bebé el pasado 15 de diciembre de 2017 con esta técnica. La receptora fue una paciente con infertilidad uterina. Una de cada 500 mujeres con dificultades reproductivas tiene problemas uterinos debido a anomalías congénitas o por malformaciones, histerectomías o infecciones inesperadas. Las únicas opciones disponibles para tener un hijo son la adopción o la gestación subrogada.

Antes del caso brasileño se habían realizado otros diez trasplantes de útero de donantes fallecidas en EE UU, República Checa y Turquía, pero este es el primero en dar lugar a un parto con vida. Sin embargo, aún no se han comparado las donaciones entre personas vivas y fallecidas, ni las técnicas quirúrgicas y de inmunosupresión que se supone lograrán optimizarse en el futuro.

 Con la escasez de donantes vivos, la nueva técnica podría aumentar la disponibilidad y dar a más mujeres la opción del embarazo

“Los primeros trasplantes de útero fueron un hito médico. No obstante, la necesidad de un donante vivo es una limitación importante”, indica Dani Ejzenberg, médico del Hospital das Clínicas, de la Universidad de São Paulo, que ha dirigido la investigación.

El hallazgo, paso a paso

La cirugía tuvo lugar en septiembre de 2016. La receptora fue una mujer de 32 años que nació sin útero como resultado del síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, que afecta a una de cada 4.500 mujeres. Cuatro meses antes del trasplante, pasó por un ciclo de fertilización in vitro (FIV) que dio como resultado ocho óvulos fertilizados que fueron criopreservados.

La donante tenía 45 años y murió de hemorragia subaracnoidea (un tipo de ictus que implica sangrado en la superficie del cerebro). El útero fue extraído y trasplantado a la receptora en una cirugía que duró 10,5 horas. La operación incluyó la conexión de las venas y arterias, ligamentos y canales vaginales del útero donado y de la receptora.

Después de la intervención, la paciente recibió medicamentos inmunosupresores, así como antimicrobianos, tratamiento anticoagulante y aspirina mientras estaba en el hospital. La inmunosupresión se continuó fuera del hospital hasta el nacimiento.

Captura_utero

Dibujo esquemático de la cirugía del trasplante de útero. / The Lancet

Cinco meses después del trasplante, el útero no mostró signos de rechazo, las ecografías no relevaron anomalías y la receptora tenía una menstruación regular. Los óvulos fertilizados se implantaron después de siete meses.

Diez días después de la implantación, se confirmó que la receptora estaba embarazada. La niña nació por cesárea a las 35 semanas, y pesaba 2.550 g. El útero trasplantado fue extirpado durante la cesárea y no mostró anomalías.

La terapia inmunosupresora se suspendió al final de la histerectomía. Cuando se escribió el manuscrito del estudio el bebé tenía siete meses y 20 días, pesaba 7,2 kg y se encontraba en buen estado de salud.

La historia de los trasplantes de útero

Con la escasez de donantes vivos, la nueva técnica podría aumentar la disponibilidad y dar a más mujeres la opción del embarazo. “El número de personas dispuestas a donar órganos tras su propia muerte es mucho mayor que el de los donantes vivos, lo que ofrece una población de donantes potenciales mucho más amplia”, añade.

La cirugía tuvo lugar en septiembre de 2016. La receptora del útero fue una mujer de 32 años que nació sin útero. El bebé nació en diciembre de 2017

Hasta ahora, la donación de útero solo estaba disponible para mujeres con familiares dispuestos a donar. El primer parto después de un trasplante uterino de donante vivo tuvo lugar en Suecia en septiembre de 2013.

El investigador principal de aquel hallazgo, Mats Brännström, ya explicó a Sinc en 2015 el futuro de la investigación de esta técnica: realizar el trasplante gracias a una donante viva mediante cirugía robotizada y llevarlo a cabo con una donante fallecida.

“Esta segunda opción sería mucho más fácil porque al tratarse de una mujer muerta se tardarían apenas 30 minutos en obtener el útero”, destacó. En total, ha habido 39 procedimientos de este tipo, resultando en 11 partos vivos hasta ahora.

Primeras fases de la técnica

Antonio Pellicer, ginecólogo español que trabaja en IVI-Roma (Italia), señala en un comentario vinculado publicado en la misma revista que, aunque el procedimiento es un gran avance, se encuentra todavía en las primeras fases y quedan por resolver aún muchas cuestiones.

“La investigación a realizar en este campo (ya sea de donantes vivos o fallecidos) debe maximizar la tasa de nacidos vivos, minimizar los riesgos para los pacientes implicados en los procedimientos (donante, receptor y feto), y aumentar la disponibilidad de órganos”, apunta Pellicer.

“Con la expansión del campo el número de procedimientos aumentará, y esto permitirá a la comunidad establecer diferentes tipos de diseños de estudio. Se debe alentar a que los próximos procedimientos se realicen de manera transparente, respaldando el registro prospectivo de los procedimientos”, añade.

Link: https://www.elespectador.com/noticias/ciencia/nace-el-primer-bebe-tras-un-trasplante-de-utero-de-una-donante-fallecida-articulo-827435

 

Una vacuna terapéutica que controla el VIH sin tomar antivirales

La combinación de la vacuna con un fármaco que hace aflorar el virus latente consigue que un grupo de enfermos controle la infección, aunque no la elimina

 
Imagen microscópica del del virus del VIH. AGE FOTOSTOCK / IRSICAIXA

Si algo dificulta la eliminación del VIH es la capacidad del virus para integrarse en el material genético de las células que infecta y no dar la cara. Su talento para camuflarse le complica el trabajo al sistema inmunitario, incapaz de reconocer esas células infectadas y eliminarlas. Por ello, la investigación avanza hacia una nueva estrategia para combatir el VIH, la llamada kick and kill: se trata de despertar al enemigo, hacerlo salir de su escondite y matarlo. Esa es la táctica de guerra que han usado investigadores del Irsicaixa de Barcelona en su último ensayo clínico para combatir el VIH. Los científicos han probado que la combinación de una vacuna terapéutica con un fármaco que hace aflorar el virus escondido logra que un grupo de pacientes controlen el VIH sin necesidad de que tomen la medicación antiviral. En el marco de un ensayo clínico, los médicos suspendieron el tratamiento antirretroviral a un grupo de 13 pacientes y les administraron la vacuna terapéutica y el fármaco despertador. Los resultados arrojaron que cinco de ellos han sido capaces de controlar el virus durante más de cuatro semanas, el tiempo máximo que, según la literatura científica, tarda en rebotar el virus en el organismo cuando se suspende la medicación antiviral. El ensayo clínico sigue en marcha y, aunque el virus no ha desaparecido de su cuerpo —y, por tanto, no se puede decir que estén curados—, los pacientes llevan entre cinco y 27 semanas controlando el VIH sin tomar tratamiento.

Los científicos llaman a este hallazgo “la prueba de concepto”, la demostración de que sus investigaciones van por el buen camino. Pero todavía queda mucho recorrido. Para empezar, porque la investigación y su resultado no son extrapolables a toda la población infectada con VIH. El estudio arrancó con 15 pacientes, aunque los resultados preliminares son de 13 de ellos —un paciente no cumplía los requisitos para suspender el tratamiento con seguridad y otro todavía está pendiente de confirmar los resultados de una prueba para parar la medicación—. “La cohorte de este estudio son personas muy seleccionadas, voluntarios detectados muy precozmente y que empezaron el tratamiento también muy precozmente”, puntualiza la doctora Beatriz Mothe, coordinadora del ensayo. Se trata de pacientes con infección aguda, es decir, que fueron diagnosticados y medicados antes de los seis meses desde que se produjo la transmisión. Según los expertos, este grupo de pacientes, los que tienen infección aguda, tan solo representan entre un 5% y un 10% de los infectados. De ahí que no se pueda extrapolar al conjunto de la población con VIH. Además, todos ellos habían participado en un estudio previo (el BCN01) durante su primer año de tratamiento en el que se le administraron ya dos dosis de esta misma vacuna terapéutica. “En esa ocasión no se les retiró el tratamiento antiviral pero nos permitió saber que esas vacunas eran seguras y que provocaban la respuesta inmunológica que nosotros queríamos”, agrega la investigadora.

Con la cohorte seleccionada, los investigadores pusieron en marcha el ‘kick and kill’ actuando en dos frentes. Primero, a través de la vacuna terapéutica (diseñada por investigadores de la Universidad de Oxford), los médicos reforzaron y reeducaron el sistema inmunológico para poder eliminar las células infectadas. “Lo que pretende esta vacuna es que el ejército de linfocitos que combaten las células infectadas puedan reconocerlas de forma eficaz y eliminarlas de forma efectiva”, explica Mothe. El problema, sin embargo, son esas células que están infectadas pero escondidas, que no se reproducen ni muestran el virus, y aunque el sistema inmunológico esté reforzado y listo para atacar, es incapaz de detectarlas. Este grupo de células infectadas en estado latente —no se reproducen— es el llamado reservorio viral, la causa por la que el tratamiento antirretroviral no puede interrumpirse nunca. La única forma de destruir este reservorio es despertar a estas células dormidas y obligarlas a mostrar con el virus que esconden, de forma que el sistema inmunitario pueda reconocerlas y eliminarlas.

Con el ejército inmunológico ya reforzado a través de la vacuna terapéutica, los investigadores emplearon el fármaco, conocido por su uso como tratamiento oncológico, para despertar a esas células infectadas que permanecen latentes. “La Romidepsina [de la farmacéutica Celgene] es un quimioterápico aprobado en Estados Unidos para enfermedades hematológicas y nos interesaba porque había estudios previos que demostraban que era capaz de reactivar el virus latente, el reservorio”, explica la coordinadora del estudio.

Los investigadores administraron una dosis de la vacuna antes de suministrar el fármaco (por infusión en vena). Luego, tres dosis de Romidepsina, una cada semana. Y por último, otra dosis de la vacuna. Ocho semanas después del tratamiento, los facultativos pararon la medicación antirretroviral que tenían prescrita los pacientes. Cinco de los voluntarios del ensayo han conseguido mantener controlado el virus y superar el umbral de las cuatro semanas que marcaba la literatura científica. Los otros siete tuvieron que reiniciar el tratamiento cuando se detectó un rebote del virus. “Parece que por primera vez podemos llegar a controlar el virus con una vacuna terapéutica”, sintetiza Mothe.

“No están curados”

Según los investigadores, el reservorio viral de estos cinco pacientes se ha reducido respecto al inicio del tratamiento, pero han de estudiar si esa bajada se debe “a la vacuna o a los antivirales que han estado tomando los pacientes”, apostilla el investigador de Irsicaixa, Javier Martínez-Picado. Los pacientes que controlan el virus (llevan sin medicación 5, 13, 17, 20 y 27 semanas respectivamente) son, según los investigadores, “controladores virales potenciales”. Los expertos matizan, no obstante, que no están curados. El virus permanece en su organismo. “Las personas que controlan el virus no están curadas. Lo controlan pero tienen el virus detectable, lo que pasa es que a muy bajo nivel. Probablemente lo que hace la vacuna es controlar la reaparición de más cantidad de virus”, apunta el doctor José Moltó, coordinador también del estudio. De hecho, los investigadores explican que ya hay un pequeño porcentaje de personas infectadas (entre el 1% y el 2%) que son controladoras naturales del virus por “su background genético y la respuesta inmunológica que hacen”, y este hallazgo puede ampliar el grueso de este colectivo. “Nuestra investigación va encaminada a evitar que los pacientes tengan que estar bajo tratamiento el resto de su vida. Este estudio demuestra que mediante una vacuna terapéutica podemos reproducir ese control en pacientes que no tienen la fortuna de tener ese background genético”, apostilla Moltó

Los científicos hacen hincapié también en que los pacientes de la cohorte, al tener infecciones agudas, disponían de un reservorio viral bajo, un extremo que ha influido en los resultados del estudio. “La sensación que tenemos es que el hecho de que haya funcionado en estos cinco pacientes es una combinación de poca cantidad de virus residual en el reservorio y una respuesta potente a la vacuna. Para que sea extrapolable a todo el mundo necesitamos que las personas que no tienen un reservorio viral bajo, que lo bajen y que las personas que no han respondido bien a la vacuna, que lo hagan o que la vacuna sea más potente”, señala Christian Brander, director científico del HIVACAT, el programa catalán para el desarrollo de una vacuna efectiva del VIH.

“La cohorte de este estudio son personas muy seleccionadas, voluntarios detectados muy precozmente y que empezaron el tratamiento también muy precozmente

En cualquier caso, los investigadores se muestran prudentes y señalan que todavía quedan muchas dudas por responder y líneas de investigación que explorar. Para empezar porque no saben si el efecto controlador es definitivo o temporal. “No sabemos si el virus rebotará ni cuándo durará”, reconoce Mothe, que presentó los resultados del ensayo esta semana en la Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI, en inglés) que se celebra en Seattle. Llegar a los pacientes con infección crónica es otro de los retos. “Puede que para pacientes con infección crónica fuese necesaria una tercera arista añadiendo anticuerpos neutralizantes o inmunoglobulinas modificadas que complementan la actividad de la vacuna y los fármacos despertadores. Controlar el virus es un gran paso pero lo que perseguimos es curarlo y necesitamos una prueba de concepto de que estamos impactando en los reservorios y los estamos reduciendo”, sostiene el doctor Bonaventura Clotet, director de Irsicaixa.

http://elpais.com/elpais/2017/02/16/ciencia/1487261747_621329.html 

  • Revista Perspectiva añadida a DOAJ - Directory of open access journals

    2020-02-07
     Perspectiva  Título alternativo: Revista Oficial de la Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo En DOAJ? : Si ISSN (s) : 1996-5257, 1996-5389 Fecha añadida a DOAJ : 2020-01-09 11:25:57 Página de inicio : http://revistas.upagu.edu.pe/index.php/PE Licencia : Editorial : Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo Plataforma, Anfitrión, Agregador : OJS   Clasificación : Ciencias sociales (General) Palabras clave : ciencias sociales, derecho, economía, educación, gestión. Comenzó a publicar contenido de acceso abierto en : 2014   País : Perú Idioma : ES     Leer más acerca de Revista Perspectiva añadida a DOAJ - Directory of open access journals
  • Aviso de derechos del autor

    2019-12-20
    Estimados autores y lectores, hacemos de su conocimiento lo siguiente: Esta revista provee acceso libre inmediato a su contenido bajo el principio de que hacer disponible gratuitamente la investigación al público, siempre y cuando cite correctamente dentro de su manuscrito, el articulo consultado, lo cual fomenta un mayor intercambio de conocimiento global. Además, hacer de su conocimiento que desde el año 2014 con nuestra primera publicación virtual, Perspectiva mantenía una licencia Creative Commons CC BY NC SA. En el año 2018, iniciamos un proceso de reingeniería, revisamos nuestra política editorial, guía para autores, etc. y se actualizó el Software OJS a la versión 3.1. En este momento se decide cambiar de Licencia, debido principalmente al objetivo de Perspectiva y de nuestra Univerisdad, que es difundir el conocimiento científico a nivel local, regional, nacional e internacional. Por ello, a partir del 2018 optamos por la Licencia CC BY 4.0, que es lo que actualmente declaramos y consignamos en los artículos que son publicados y que permite la difusión libre del contenido. En ese sentido, usted podrá encontrar que los artículos publicados del año 2014 al 2017, cuentan con la lLicencia CC BY NC SA. Recién desde la Núm 1 del 2018, que se produce esta actualización se ha consignado en los papers la Licencia CC BY 4.0. Por lo que, desde el año antes mencionado todos los papers de Revista Perspectiva registraran la Licencia Licencia CC BY 4.0. Leer más acerca de Aviso de derechos del autor
  • REVISTA PERSPECTIVA

    2017-02-28
    La Rev. Perspectiva, el presente año publica cuatro números. Los artículos publicados en la Revista tienen visibilidad internacional y este año está en proceso de resgistro en el  Repositorio Nacional Digital de Ciencia, Tecnología e Innovación de Acceso Abierto denominado ALICIA (Acceso Libre a Información Científica para la Innovación), el cual es administrado por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC). Leer más acerca de REVISTA PERSPECTIVA